varieté

PROHIBIDO MORIRSE

Una decisión tomada en un pueblo francés soprendió a sus habitantes y a todo el mundo. Isabelle Dugelet, alcaldesa de La Gresle, una pequeña localidad en el este de Francia (situada a 70 km de Lyon) firmó un decreto municipal a través del cual prohibe a sus residentes que fallezcan en sus domicilios durante los fines de semana y días festivos. El pueblo tiene sólo 850 habitantes.

“Resulta prohibido para todos los habitantes que mueran en sus casas durante los días sábados, domingos y días festivos hasta un tiempo indefinido” reza el decreto. Pero la decisión que parece absurda y fue muy criticada, tiene un fin productivo. El sector médico del lugar pasa por una situación muy crítica, por lo que la alcaldesa pretende una solución. “Las personas tienen dificultad en encontrar un médico y a veces deben recorrer muchos kilómetros para hacerse atender por uno” justificó Dugelet.

“Hay muchas preocupaciones en nuestro pueblo, pero la salud es el principal. Estas son áreas rurales olvidadas y desde hace años hablo con muchos políticos para encontrar soluciones, pero nada cambia” explicó. También contó que el 1 de diciembre se necesitaron dos horas y media para encontrar un médico que certificara la muerte de una persona en su hogar (procedimiento obligatorio para poder empezar los preparativos para el funeral).